Inicio Provinciales Crisis: en Gran Mendoza, 4 de cada 10 personas son pobres

Crisis: en Gran Mendoza, 4 de cada 10 personas son pobres

0

Según los datos que arrojó el INDEC, 4 de cada 10 personas en el Gran Mendoza son pobres. La pobreza llegó al 41,5%, eso se traduce en 425 mil personas con el salario por debajo de la canasta básica total.

Carola dellaPaolera, coordinadora del CIPEC, analizó los números del INDEC: “Vemos que la pobreza aumentó, alcanza el 40,9 de la población, que son 18 millones de personas… o sea que 2,5 millones más personas hoy no logran acceder a una canasta de bienes y servicios. La pobreza es un fenómeno que se acentúa en niños, niñas y adolescentes, el 56,3% se encuentra en eso. Esto muestra que la situación por la pandemia profundizó lo que tenía el país. Veníamos de años complejos de pobreza y emergencia social. Claramente la pérdida de fuentes laborales, sobre todo en el segundo trimestre de este año, donde casi 4 millones de puestos de empleo al menos temporalmente se perdieron, se relacionan fuertemente con estos datos".

-¿Está de acuerdo con lo que declaró el presidente Alberto Fernández respecto de la pobreza? Dijo que si el Estado no hubiera implementado las ayudas el índice podría haber sido más alto.

-Sí, el Gobierno hizo muchísimas iniciativas, muchísimas políticas públicas, sobre todo de transferencias monetarias, buscando expandir la cobertura de protección social y alcanzar a mayores grupos dada la emergencia por la pandemia. Estas medidas fueron llevadas a cabo por varios países en el mundo, forma parte de una de las principales acciones para mitigar la pobreza.

El ingreso familiar llegó a 9 millones de personas, usó también la transferencia de recursos a los que tienen AUH para llegar a niños, niñas y adolescentes con un bono suplementario. Claramente estas medidas sirven para mitigar los efectos de la crisis pero no van a alcanzar para contrarrestar la caída porque es muy fuerte.

-¿Qué se hace mal?

-Algo importante es que en los últimos 30 años en Argentina no se logró perforar el piso de un 25% de personas en situación de pobreza. Aún en momentos donde se ha crecido, hay un piso que es duro de perforar. Eso muestra la complejidad para reducir la pobreza, porque es un fenómeno multidimensional.

Son hogares principalmente con niños, niñas y adolescentes, monoparentales, parejas, la mayoría de las personas adultas en esos hogares trabaja pero su inserción en el mercado se da en condiciones precarias, por eso no logran alcanzar ingresos suficientes.

-¿Tiene influencia que en los últimos años no se haya bajado la inflación a menos del 15%?

-En los últimos 30 años no se ha logrado perforar el piso del 25% de personas en situación de pobreza. Hay una relación entre crecimiento económico y pobreza, generalmente cuando la gente está mejor económicamente baja la pobreza y viceversa. Pero aun cuando la economía crece con eso solo no alcanza. Es necesario formular una estrategia multidimensional, que tome en cuenta el acceso a la educación, a una vivienda con servicios básicos y demás dimensiones que inciden en la situación de pobreza.

En la medición de pobreza por ingreso, se mide el ingreso. Pero existen otras medidas que permiten otros aspectos. Un dato importante para avanzar es en acciones que son clave para frenar con la reproducción intergeneracional de la pobreza. Ahí es donde entran en juego inversiones específicas que tienen que ver con el acceso a la educación, la finalización de la escolaridad, lo habitacional y la mejora.

Algo que tomó mayor relevancia fue el acceso a la tecnología, hoy los hogares en situación de pobreza tienen bajo acceso a estas tecnologías. Por lo tanto, las experiencias de educación remota no son las mismas que las de aquellos niños, niñas y adolescentes con hogares de bajos ingresos, frente a hogares de altos ingresos.

-¿Qué podemos esperar post pandemia?

-El dato que vemos hoy es sobre el primer semestre, que refleja sobre todo los aumentos que se dieron en el segundo trimestre, en marco cuando irrumpe la emergencia sanitaria en el país. Es probable que los próximos números también muestren una  situación. Si siguen algunas políticas eficientes para mitigar la caída de los ingresos, y como anunció el Gobierno y ha mencionado como se vaya recuperando la actividad determinadas medidas, se readecúen de otra forma.

Es necesario sostener pisos de protección social, sobre todo una es importante, que son las AUH. Hay mecanismos para fortalecer y avanzar en universalizar el ingreso. Es un eje clave que el Gobierno debe continuar y que se venía fortaleciendo antes de la pandemia. Después hay otras medidas por la emergencia en función de cómo se vaya calibrando y mejorando los ingresos familiares de los hogares.

-¿En cuánto estas medidas ayudan a mitigar la pobreza y en cuánto la perpetúan?

-Ahí tendríamos que hacer un análisis más desagregado, que no lo tengo para compartirlo. Claramente estas políticas sirven para paliar esto. Ahora, estas políticas, como la AUH que es de 3100 pesos, no alcanzan para que la persona salga de la pobreza. Una política única y uniforme nunca va a resolver a la pobreza, por eso nosotros apuntamos a que además de eso estas medidas se tienen que complementar con otras en una estrategia multidimensional. Entre ellos, mejorar el hábitat y potencial claramente las políticas de empleo que son cruciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí