Inicio Política Las razones de Cristina para ir a juicio en la causa de...

Las razones de Cristina para ir a juicio en la causa de los Cuadernos

0

Después de que el fiscal Carlos Stornelli y las querellas del Gobierno (OA Y UIF) pidieran la elevación a juicio del primer tramo de la causa de los Cuadernos de las coimas, llegó el turno de las defensas en el que el abogado de la ex presidenta Cristina Kirchner también solicitó ir a juicio lo antes posible. 

Mediante un escrito, Carlos Alberto Beraldi señaló que “en condiciones normales, la posibilidad de que estas actuaciones pudieran ser elevadas a juicio, en términos jurídicos, resultaría absurda … pues todo lo actuado es insanamente nulo, al haberse vulnerado todas y cada una de las garantías previstas en la Constitución”. De este modo, las enumeró:

a. La causa se inició a partir de un supuesto elemento de prueba obtenido por medios ilegales: los presuntos cuadernos del chofer Oscar Centeno. Según fue informado, estas presuntas anotaciones habrían sido sustraídas a su titular por el ex Sargento de la Policía Federal Argentina, Jorge Bacigalupo, para luego ser entregadas al periodista Diego Cabot.

 b. El juez y el fiscal llevaron a cabo una inequívoca maniobra de fórum shopping para retener la causa sin practicar el sorteo correspondiente, en contra de lo previsto en la ley vigente. A tal efecto se invocó un presupuesto totalmente falso, esto es, una presunta conexidad con la “causa del gas licuado”.

c. Los supuestos cuadernos nunca aparecieron y sólo obra en la causa lo que serían fotocopias de los mismos. Insólitamente, el juez y el fiscal habrían tenido noticias de estos supuestos cuadernos desde el mes de marzo del año 2018 y pese a tratarse de una prueba básica, recién fueron a buscarla cinco meses más tarde -junto con Oscar Centeno-, cuando el proceso había tomado estado público. En esta oportunidad, Centeno habría confesado que incineró los supuestos cuadernos en la parrilla de su casa, no obstante lo cual pasó a ser considerado por los instructores como un importante colaborador en la búsqueda de la verdad.

d. Como es de público conocimiento, se realizaron detenciones arbitrarias a mansalva y se efectuó una aplicación totalmente ilegítima de la ley 27.304, la cual terminó siendo utilizada como un medio coactivo no sólo para arrancar supuestas confesiones a los imputados, sino también para manipular sus dichos, siempre en una misma dirección: imputar, como sea y por cualquier delito, a mi representada. Así, decenas de imputados fueron colocados ante la siguiente disyuntiva: o reconocían la comisión de supuestos delitos, vinculando a la ex presidente de la nación con los mismos, o serían privados de su libertad por un lapso indefinido. Lógicamente, en un pícaro intento por no dejar rastros de estos atropellos, de manera deliberada se omitió obtener registros audiovisuales de estos actos procesales, vulnerando la clara disposición prevista en el art. 6 de la ley 27.304. Pero como la mentira tiene patas cortas, quedó expuesto públicamente que las actas que documentaron las supuestas declaraciones de los arrepentidos no eran un fiel reflejo de las mismas.

e. Preparado así el terreno y como era de esperar, se dictó un auto de procesamiento en contra de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, nuevamente por el supuesto delito de asociación ilícita (multiplicado de manera obscena), con el aditamento de imponerle como medidas cautelares la prisión preventiva y un embargo multimillonario para dar a estas maniobras la repercusión pública perseguida. A todo ello se le adicionó una nueva práctica ilegítima, consistente en conformar nuevas causas conexas, multiplicar la misma imputación y dictar nuevos procesamientos en contra de mi representada, los cuales siempre reconocen como base el mismo falso sustrato fáctico.

Por estas y otras razones más, la defensa de Cristina Kirchner considera que la etapa del juicio oral será clave para el restablecimiento de los principios constitucionales que hacen al debido proceso legal que deben gozar todos los habitantes de la Nación.

Pero no solo en el expediente de los Cuadernos Cristina Kirchner hace estos planteos. La estrategia de defensa K se basa en deslegitimar cada proceso. La ex presidenta argumenta básicamente que no pudo defenderse ni proponer pruebas. En la causa de la Obra pública, por ejemplo, esa queja llegó a la Corte Suprema. Los supremos, aún analizan sus planteos. Deben responder si es legal un juicio edificado sobre una pericia que analizó solo cinco de las 51 obras investigadas y también por qué no dejaron a la defensa confrontar pruebas que Beraldi considera decisivas.

La tensión está planteada y parece insoluble. El doctor Beraldi no deja pasar ninguna oportunidad procesal para señalar todo lo que, desde su perspectiva, constituye una violación del debido proceso legal. La justicia federal, hasta el momento, rechazó esas pretensiones. No obstante, la palabra de los jueces no logra disipar las sospechas que se yerguen sobre los cimientos de las causas que en las que Cristina Kirchner está involucrada.

Dicho clima brumoso no es un problema menor. En efecto, la sociedad muestra cada vez que puede su hartazgo con respecto a los casos de corrupción. Los ciudadanos piden una regeneración de las instituciones y también el juicio y castigos a los sospechosos.

Sin embargo, aquella bruma que envuelve a las causas de Cristina Kirchner generan un nuevo problema, ya que el clima de sospecha es tan alto, que cualquier decisión a la que arriben los jueces también va a estar sospechada.

Por lo tanto, nunca vamos a saber si la ex presidenta es culpable o inocente. Y la propia dinámica de la relación entre Cristina y la Justicia, indica que poco se hace desde el plano institucional para que la palabra judicial recupere algo de credibilidad. Sobre todo, porque existe la posibilidad de que la Justicia emita una suerte de certificados de buena conducta a quienes no lo merecen o, asimismo, que asigne castigos en base a pruebas contaminadas. En cualquiera de esos casos, perdemos todos.

Fuente: A24

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí