Inicio Nacionales Desfiguraron a golpes a una anciana para robarle un televisor

Desfiguraron a golpes a una anciana para robarle un televisor

0

Una jubilada fue brutalmente golpeada este domingo por ladrones que ingresaron a su domicilio mientras ella dormía en la localidad bonaerense de Glew.

Los delincuentes ingresaron por un ventiluz de la parte trasera de la vivienda, le colocaron un trapo en la boca y, mientras la sujetaban del cuello, le dieron una brutal paliza para llevarse un televisor de 14 pulgadas y una garrafa vacía. La mujer se encuentra internada pero estable.

Eran las 3 de la mañana del domingo cuando los delincuentes decidieron ingresar a la vivienda para robarle a Aurora Isabel Gigena, de 83 años, una garrafa de 10 kilos y un televisor de 14 pulgadas. Si bien por su edad la mujer no dio señales de resistencia, los malvivientes le desfiguraron la cara fracturándole huesos del pómulo y realizándole cortes profundos en la frente.

La mujer fue asaltada mientrás dormía. 

Luego del brutal hecho, la anciana comenzó a gritar para pedir ayuda. Los perros empezaron a ladrar y una vecina, quien presenta ceguera, la escuchó y le envió un mensaje a Ramón Felipe Palacios, hijo de la víctima, comentándole que había escuchado gritar a su mamá.

Aunque el mensaje fue enviado de manera inmediata, Ramón recién lo leyó a las 7 de la mañana. Al verlo se dirigió hacia la casa de la madre y se encontró con el peor escenario: la mujer totalmente ensangrentada y desfigurada.

Según denunció Palacios en declaraciones con Crónica, "ya le habían robado dos garrafas anteriormente pero no le habían hecho nada, ahora la masacraron. Para el lunes van a ver como evoluciona, tiene un ojo totalmente tapado, hinchado y morado. Además, una fractura en el pómulo, y le hicieron un gran tajo en la frente, como si fuera un hueco".

Y agregó: "Lo que hicieron es atroz, con una persona de esa edad no tendrían que haber llegado a ese punto. Ni a un perro se le pega así. Los golpes fueron todos en la cara, le taparon la boca con un trapo, le pegaron y la agarraron del cuello. Es inhumano, esto no tiene perdón de Dios".

La anciana, al observar que su hijo estaba entrando a la casa, salió inmediatamente por la puerta principal que da al jardín del frente. Con cortes en la cara y desorientada, le dijo a Ramón que no recordaba lo que había pasado pero sí detallar algunas características de uno de los malechores; "un muchacho de mediana edad, petizo y de contextura chica, porque ingresó por el ventiluz. Tenía la cara tapada", aseguró Ramón quien añadió que "la cortina de la ventana tiene manchas de sangre". 

Aurora vive sola en una humilde casa, pero durante el día cuenta con la compañía de su hijo, mientras que por la noche duerme sola. Si bien Ramón vive a veinte cuadras comenta que de ahora en más la mamá deberá mudarse con él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí