Inicio Política Cambio profundo de estrategia

Cambio profundo de estrategia

0

El cambio de estrategia en el kirchnerismo venía configurándose desde el lunes, cuando Cristina Fernández de Kirchner concurrió al PJ en compañía de su ahora candidato presidencial Alberto Fernández, una figura irritante por igual para gobernadores e intendentes.

Ayer Martín Insaurralde y otros 15 intendentes del Conurbano lo recibieron en Lomas de Zamora junto a Máximo Kirchner. Como la mayoría de los argentinos, se enteraron esta mañana de la decisión de la ex presidenta por el video difundido en su cuenta oficial de Twitter.

Con este anuncio, Fernández queda relevado de las tareas de operador político y judicial que venía cumpliendo para Cristina, en un intento de mostrarla más moderada frente a los sectores refractarios a la posibilidad de un nuevo mandato. El arco es amplio y variado: desde empresarios hasta ciudadanos comunes. Es previsible que esa tarea pase a ser cumplida por alguien más ligado al kirchnerismo extremo bajo la supervisión directa de ella y de su hijo Máximo. Quien lo haga deberá restituir primero los vínculos que están dañados con esta decisión.

Un dato:Felipe Solá se enteró de la fórmula al despertarse ayer luego del regreso a la madrugada de la gira proselitista cumplida en Santiago del Estero. La impresión es que Agustín Rossi fue más previsor. Cerró en Santa Fe una alianza con el senador Omar Perotti y dejó fuera a la cristinista María Eugenia Bielsa.

¿Habrá alguien interesado en enfrentar a Cristina aunque sea la vice de Fernández? Solo las palabras elegidas para comunicarlo dan cuenta de que sigue siendo el centro del dispositivo: “Le he pedido a Alberto que sea mi candidato a presidente”.

Ese hecho cierra además definitivamente las puertas a la llegada de Sergio Massa. Fernández era el principal promotor de esa idea bajo la hipótesis que compitiera por la postulación presidencial.

¿Lo haría contra quien lo propuso? Cristina pareció elegir un camino alternativo al rumor lanzado esta semana en el canal América del grupo Vila-Manzano sobre que desistiría de su candidatura. Ocurrió luego que la Corte se rectificase de la dilación al juicio oral por la causa de Vialidad. Al parecer, Fernández había logrado que la mayoría de sus miembros se inclinase por reclamar ese expediente. Para los amantes de las conspiraciones, su candidatura puede verse desde ese enfoque. Un castigo al fracaso de esa estrategia.

Ahora no declina por completo postularse, pero no estará en la primera línea. Paradójicamente, se inclina por transitar la ancha avenida del medio. El peronismo federal, o su máximo promotor, Juan Schiaretti, puede estar satisfecho. El resultado que obtuvo en Córdoba está detrás de todos los acontecimientos políticos de esta semana.  Es probable que en la próxima también incida en la Convención Nacional de la UCR en Parque Norte.

El Gobierno había tomado con cierto optimismo moderado los primeros rumores sobre que la ex presidenta no compitiese. Lo mismo ocurre ahora. Su victoria sigue sin estar garantizada. Tal vez si el riesgo país baja y el dólar continúa calmo, la decisión de Cristina sea leída como la rectificación de la Corte: otra victoria ciudadana. Una minoría silenciosa que espera resultados concretos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí