Inicio Sociedad Aseguran que "se han multiplicado" las personas en comedores de Mendoza: “No...

Aseguran que "se han multiplicado" las personas en comedores de Mendoza: “No nos alcanza para sostener”

0

Por Marcia Castro

“Antes los chicos venían y lo que nos sobraba de leche se lo dábamos en una botellita o en un jarro. Hoy en día no nos sobra”, expresaron referentes sociales de Mendoza a Diario La Provincia.

A partir de un relevamiento que se llevó a cabo en la ciudad de La Plata se dio a conocer un dato de vital importancia para conocer la realidad de los chicos de barrios más vulnerables. Sucede que su ingesta de lácteos es la mitad recomendada por los especialistas en nutrición. Lo esperable es que puedan tener acceso a dos vasos de leche diarios. En su lugar sólo alcanzan a suplir un vaso, que en muchos casos obtienen gracias a la presencia de comedores solidarios.

Diario La Provincia se puso en contacto con dos organizaciones
solidarias para visibilizar cuál es la situación de los comedores en Mendoza. Nuestra provincia actualmente cuenta con 248 barrios precarios que fueron censados en 2018 por el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (Renabap).

Adrián Bonada es referente de “Barrios de Pie” en nuestra provincia. Esta organización que surgió en los albores de la crisis del 2001 y que tiene extensión a lo largo del país está presente en 233 barrios populares de la provincia.

“Barrios de Pie” tiene en funcionamiento 207 merenderos y alrededor de 15 comedores. En estos espacios reciben aproximadamente a 10.000 niños y niñas por semana. “Nosotros siempre decimos que en nuestro país la pobreza tiene cara de niño. La mitad de niños y niñas de nuestros barrios son pobres, más de la mitad. Seis de cada diez niños en la Argentina menores de 17 años son pobres. La mitad sufre algún problema de malnutrición y se ve afectada por el flagelo de la deserción escolar”, expresó Bonada a nuestro medio.

La organización se encarga de prestar mucha atención a las problemáticas antes mencionadas: la malnutrición y la deserción escolar. Dividen el trabajo social en distintas áreas: salud, educación, economía popular (donde abordan la problemática del desempleo). Cuentan con 37 cooperativas de trabajo y con 42 emprendimientos productivos de diversa índole: panificación, textil, carpintería, entre otros.

“Lo que buscamos es reforzar las redes del tejido comunitario para que los vecinos colaboren entre sí y vayamos encontrando respuestas colectivas a las problemáticas del barrio”, detalló.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sonriendo, exterior

Más merenderos no alcanzan para resolver la problemática

“Cada vez abrimos más merenderos. El problema es que en los lugares donde ya tenemos actividad se ha multiplicado la cantidad de personas que asisten debido a la situación económica. Lo que antes alcanzaba hoy alcanza cada vez menos”, sostuvo Bonada.

Admitió que en ocasiones han tienen que reemplazar la taza de leche por té o yerbeado. “Lo que pasaba el año pasado o el anteaño pasado es que tal vez los chicos venían y lo que nos sobraba se los dábamos en una botellita o en un jarro, para que se lleven. O les dábamos facturas, sopaipillas, tortas que nos habían sobrado. Hoy en día no nos alcanza. Hacemos la misma cantidad o un poco más y no nos alcanza para sostener”.

La organización obtiene los suministros para el trabajo solidario a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Aunque muchas veces tienen que suplir lo que no les mandan desde este ministerio con la Subsecretaría de Desarrollo Social de la Provincia.

En palabras de Adrián Bonada: “Mayormente lo que conseguimos lo obtenemos a través de la lucha, yendo a la subsecretaría, haciendo ollas populares para poner en agenda la problemática de los más pobres”.

Cómo se maneja la Fundación Pueblo Nuevo

Diario La Provincia se puso en contacto con Gabriela Fernández, referente de Fundación Pueblo Nuevo. Esta fundación nació a partir de la presencia de una iglesia evangélica bautista, en el año
1996. Según Gabriela, “gran parte del sostenimiento de la fundación viene por parte de los miembros de la iglesia”.

Lo que brinda la Fundación son diversos programas de acompañamiento para familias de escasos recursos. Uno de ellos es el programa “Nutrir”, el cual es un refuerzo alimentario con el que apoyan a 30 familias. La mayoría provienen de los barrios Razkin, Sol y Sierra, Horneros III y del barrio Parque Sur.

“Una vez al mes se les entrega un bolsón importante de mercadería y luego el tercer miércoles de cada mes se les entrega frutas y verduras. Hacemos rescate de verduras, todo esto gracias al trabajo en red que tenemos con el Banco de Alimentos de Mendoza”,agregó.

Gente adulta presente en los comedores

Gabriela contó al medio que desde finales del año pasado hasta ahora se ha incrementado el número de personas que solicita el refuerzo alimentario.

Según ella la situación de los barrios del Pedemonte de Godoy Cruz es desfavorable desde hace más de veinte años. “Lo que sí ha cambiado un poco ahora, y que he conversado con otra gente que está a cargo de comedores es que mucha gente adulta está pidiendo comer en estos espacios”, destacó.

Todos los niños toman leche

“Siempre damos leche, jamás damos ni té ni yerbeado, ni aun en las peores épocas de la fundación, hemos hecho todo el esfuerzo posible para dar siempre leche. Eso nunca faltó, no damos la mitad, damos un vaso lleno”, explicó respecto a una merienda que le dan a unos 30 niños.

Desde la Fundación sostienen que es esencial la leche en los niños. Si bien algunos no están acostumbrados a tomarla y prefieren té o yerbeado porque es lo que consumen en sus casas,
quienes están a cargo de la Fundación tienen prohibido dar otras opciones de merienda a menos que el niño o la niña en cuestión sea intolerante a la lactosa. En palabras de Gabriela “todos los
niños sí o sí toman leche”.

El aporte de “Precios cuidados” para sostener el acceso a la leche

Las cifras presentes en el Programa Nacional de congelamiento de precios no favorecen del todo el consumo de la leche en Mendoza. En la lista de productos, los sachets de leche “La Martona” no podrán hallarse en la provincia, sólo se podrá optar por las leches enteras y descremadas de los Apóstoles UAT. El precio ($48,15) se pondrá en efectividad a partir del 7 de mayo.

Otros lácteos como yogures bebibles y firmes rondarán entre los 70 y los 40 cuarenta pesos, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí