Inicio Sociedad Superación: la mendocina que se compró su auto 0 km limpiando vidrios

Superación: la mendocina que se compró su auto 0 km limpiando vidrios

0

“A veces me preguntan que cómo me puede gustar tanto lavar vidrios. Yo les digo que ese es mi trabajo: mantener los vidrios impecables… y me gusta”, dice Norma Sánchez con los ojos brillosos. Ella hace 36 años que se dedica a la limpieza de vidrieras de cafés, heladerías, galerías, panaderías y agencias de autos.

Hoy a sus 61 años de edad goza de la jubilación. Siendo muy joven empezó a limpiar veredas. Debía ir en bicicleta y dejar a sus dos niños solos porque no contaba con la ayuda del padre y tenía que darles de comer. Luego la contrató una empresa que se llamaba Giglio. También trabajó en Musimundo, en fábricas, como mucama, fue celadora en una escuela. “He andado por todos lados. Se me ha dado una clientela linda. Me quieren mucho y me lo demuestran. Soy una agradecida de la vida”, le expresó a la Revista Divergente.

Norma vive en la localidad samrafaelina de Cuadro Nacional. Se levanta a las cuatro de la mañana cuando su perrito labrador “Guau” la toca con el hocico. Hay cafés que debe dejar relucientes a las 6. Allí le dan desayunos, pero cuando debe trabajar corrido ni almuerza. Se come un racimito de uvas o una banana y toma abundante agua. Sus hombros están deformados, pero no le duele nada. ¿Qué usa? Un secador profesional, un extensible, papel, unas gomitas que compra en Mendoza, se coloca sus auriculares, sintoniza una emisora para escuchar cumbia y ¡puf! se olvida del mundo.

“Esto me ha dado muchísimo, empezar desde 0, de la nada, con una bicicleta a tener mi 0 kilómetro. Me gustaría que conocieras mi casa, bien paradita con lo necesario. Son muchas las satisfacciones. Tengo seis nietos divinos y mucha gente que me quiere un montón. El trato que me dan es muy afectuoso y humano, cuando necesito algo, así sea dinero, me ayudan, siempre están cuando lo requiero. He trabajado pero he recibido. Cumplo y trato de dejarlos conformes”… y el brillo de los ojos se le desbordó.

Norma dice que la gente no avanza porque no se lo propone. “Hay que decir ‘yo puedo’ así te pisen la cabeza: voy a salir adelante, la tormenta pasará y vendrán cosas bonitas. La mayoría quiere tener cosas, pero no hace nada por conseguirlo”, expresó. Los sábados sale a vender ropa usada o pan casero. “Con tal de conseguir un mango hago lo que pueda. Siempre de manera honrada para caminar con la frente en alto”.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí