Inicio Sociedad Escapó de la crisis venezolana y hoy dirige un restó en Mendoza:...

Escapó de la crisis venezolana y hoy dirige un restó en Mendoza: “Lo que estamos viviendo es terrible”

0

Jesus Uzcategui es un joven chef venezolano, de 34 años, oriundo de Mérida, que ante el régimen del chavista gobierno de Nicolás Maduro, emigró de su país, y la Argentina le abrió las puertas. Gracias a las posibilidades que da el enoturismo, en Mendoza encontró un lugar para seguir creciendo en su profesión, ya que está al frente de la cocina de Bodega Casarena.

En una entrevista al portal Ecocuyo dio detalles de su vida en Mendoza y lamentó: “Lo que estamos viviendo en Venezuela es terrible”.

-¿Contános de dónde venís y cuánto hace que estás acá en Argentina?

-Vengo de Venezuela (de Mérida, la región andina). Hace 2 años que estoy acá en la Argentina. Lucas Bustos me abrió las puertas en su empresa, y aquí estoy, tratando de dar la talla.

-¿Cómo fue que llegaste aquí?

– Estaba trabajando en Los Roques, un archipiélago que está en Venezuela, y ahí conocí a los dueños de la Bodega del 900, junto a un grupo de personas entre los que me compraron amablemente el pasaje para venir a la Argentina. Y María Eugenia Pego me conecto y ahí comencé mi aventura aquí.

-¿Muchos compatriotas tuyos tuvieron que salir del país con profesiones, y tuvieron que conseguir trabajo en lo que sea para poder sobrevivir, debido a todo el desastre que están viviendo en tu país?

-Lamentablemente lo que estamos viviendo en Venezuela es terrible. Y ante todo quiero agradecer a todo el pueblo argentino por la gran recepción que tienen hacia nosotros, su amabilidad, su cariño, y su respeto, y nos han enseñado una nueva cultura.

-Yo siempre digo que cuando esta actividad gastronómica motoriza esta posibilidad, porque vos estás trabajando acá, también conocí una camarera en Chachingo, uno de los restó de Alejandro Vigil, en definitiva todo lo relacionado el enoturismo está abriendo puertas para compañeros latinoamericanos que están viviendo un momento tan difícil.

-La gran mayoría de venezolanos que sale son ingenieros, médicos, de cualquier profesión, y salen dispuestos de nuestro país a hacer lo que lo que haya en el momento: un ingeniero de mozo, un médico de bachero, o remisero. Salimos con el corazón partido pero con la frente en alto para demostrar que somos honrados y trabajadores.

El tatuaje que se hizo Jesús cuando salió de Venezuela

-¿Considero importante mostrar cuando los argentinos abrimos las puertas a colegas latinoamericanos que no están pasando un buen momento, y vos en este caso, pudiste reorganizar tu vida desde un lugar tan bueno y tan Interesante como la cocina de Lucas Bustos?

-Lucas Bustos tiene una cocina impresionante, tiene un esquema como una arquitectura en su cocina, donde demuestra que tiene varios restaurantes y que su equipo sale adelante en el día a día, con una o dos reservas pero siempre estar preparados para 50 o 100 reservas.

-¿Qué tuviste que adaptar de tu cocina a lo que se está acostumbrado a un restó de una bodega en Mendoza?

-Y bueno, la cocina Argentina es muy diferente a la nuestra porque nosotros utilizamos muchas especies y acá (el público) no es tan receptivo a las especias como el cilantro, el curry, el comino, que lo usan muy poco. Fue un cambio muy drástico por lo menos para mí que venía de hacer otro tipo de cocina con mucho sabor, para llegar a una cocina de este nivel, que son sabores muy suaves, muy sabrosos, porque todo es prácticamente orgánico y debemos respetar el esquema del producto con el vino.

-¿Y cómo es cocinar para el vino?

-Cocinarle al vino es como con cocinar a Dios, porque el vino es lo más rico que hay.

-¿Conocías de vinos?

No, no conocía tanto de vinos como hoy día.

-¿Vos tenías la dinámica de trabajar para el turismo en Los Roques que es un lugar fantástico, pero trabajar en el día a día con turistas en una bodega es algo especial?

– Son dos lugares muy distintos, pero llegar acá a Argentina, Mendoza y coincidir con este tipo de gastronomía es un espectáculo, que te diviertes. ¿Qué más se puede pedir para un cocinero que ama lo que hace en su cocina?

-¿Cuál es tu expectativa de vida: estar un tiempo acá y que las cosas en tu país se normalicen, y poder reencontrarte con tu familia que quedó en Venezuela?

-Gran parte de mi familia está allá en Venezuela viviendo este gran problema que vivimos. Mis planes son seguir formándome más profesionalmente aquí en Argentina, en Mendoza y más específicamente en este tipo de gastronomía vitivinícola que es impresionante, y podemos ir de a poco adaptando nuevos sabores con un buen maridaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí