Inicio Provincia Lavalle: el hospital Sicoli usa sillas de plástico sobre ruedas

Lavalle: el hospital Sicoli usa sillas de plástico sobre ruedas

859
0

Por Carla Palomino

Hace unos días, un joven de Lavalle, Guillermo Gambetta, publicó en su página personal de Facebook una foto a modo de denuncia pública, donde se muestran tres “sillas de ruedas” hechas con sillas plásticas de jardín en el hospital Domingo Sicoli. La imagen generó una gran indignación en la gente, por lo que se volvió viral y se compartió en más de un grupo de Mendoza. Muchos comentaron que  esta situación viene desde hace ya tiempo y que las quejas son reiteradas.

Guillermo habló con Diario La Provincia y contó que lo de las sillas de ruedas fue lo que se visibilizó, pero que no es la única problemática en este nosocomio. “Para sacar turno para un médico tenés que ir muy temprano en la mañana, sino no conseguís”, explicó, y siguió contando las problemáticas del lugar.

“Hay muy pocos especialistas y no solo faltan, sino que van una vez a la semana entonces se saturan los turnos”, además Guillermo comentó que antes el hospital tenía muchos más servicios para los lavallinos, pero que desde hace años lo tienen “olvidado”. “Antes había maternidad y la sacaron”, dio como ejemplo.

El hospital Domingo Sicoli queda a tres cuadras de la plaza departamental de Villa Tulumaya, es decir, a tres cuadras de la zona más céntrica de Lavalle. Es el único hospital público del departamento, por lo que muchos de los habitantes de este lugar, solo pueden recurrir a este nosocomio. Los vecinos han hecho varias manifestaciones al respecto, pero explican que no se los ha escuchado y cada vez tienen “peor servicio”.

El joven continúa contando que “en la guardia a veces te atienden los enfermeros, porque vas en la noche y los médicos están durmiendo”, y que por esta causa ya se han recibido muchas quejas. Esto también provoca que se genere una gran espera en la guardia y se atiendan tarde incluso las urgencias.

Guillermo no puede dejar de recordar el caso de Katya, la niña de dos años que falleció en febrero de este año en el hospital de Lavalle. Los padres denunciaron que a la bebé se la atendió casi una hora después de haber llegado a la guardia y que por ello no llegaron a salvarla a tiempo. Las autoridades del hospital dijeron que el estado grave de la pequeña venía desde antes y que no fue culpa de los médicos. Sin embargo, indica que no ha sido el único caso, que el año pasado también hubo una situación similar con una docente que se descompensó.

“Se han hecho protestas porque ha habido varios casos en el hospital”, expresó indignado Guillermo y continuó: “De toda la vida se ha reclamado porque el hospital tenga mejores servicios, que funcione como un hospital y no como un centro de salud. Ha ido creciendo la negligencia y la falta de servicios del hospital y ha tocado fondo”.

El joven comentó que las malas atenciones en las guardias, los pocos turnos y especialistas, y la falta de médicos no son los únicos problemas del nosocomio, ya que a veces tampoco se tienen los insumos necesarios para atender a los pacientes que llegan de urgencia.

“En cuanto a insumos siempre tienen lo mínimo e indispensable, por ejemplo si te tienen que enyesar  te mandan a un hospital de la Ciudad, te atienden por encima, lo que sería primeros auxilios”, expresó.

La polémica de las sillas

Si bien no es la primera vez que se hace un reclamo por este hospital, en los últimos días ha estado en vista de todos por la foto de las sillas de ruedas de plástico. Algunas personas indicaron que no eran sillas truchas, sino que eran sillas anfibias, es decir, sillas de ruedas que se utilizan para bañar a personas con movilidad reducida, sin embargo, fue Guillermo quien se encargó de realizar sus propias investigaciones en el tema.

“Las sillas están el hall de la guardia, ese espacio es compartido para la guardia pediátrica y para la guardia común, que es prácticamente una enfermería porque los médicos brillan por su ausencia”, explica, y continúa, “dicen que son sillas anfibias, para bañar a la gente, pero en la guardia no se baña a nadie, generalmente se baña en internación. Son muy parecidas pero no lo son”.

Se trata de una opción que usan en varios lugares aquellas personas que no pueden acceder a dispositivos más costosos, sin embargo critican duramente que el hospital público tenga que contar con estas sillas y no con herramientas de mejor calidad.

El joven relata que fuentes cercanas le explicaron que las sillas anfibias son muy similares pero que no son iguales, y que, al no haber sillas de ruedas en el hospital, recurrieron a esta opción para poder movilizar a los pacientes de las guardias de una sala a otra.

“Me enteré que esas sillas las han hecho los mismos trabajadores y algunos estudiantes de la escuela de enfermería del hospital para tener algo para usar porque no tienen las que corresponden”, expresa.

Finalmente comentó que esta situación se ha hecho conocida en muchos departamentos de Mendoza, pero que la gente de este departamento ya sabe lo que se vive en el nosocomio. “La gente de Lavalle sabe cómo funciona y es lamentable”, concluyó.

Lo cierto es que los lavallinos continúan denunciando desde hace años el destrato y la deficiente atención en algo tan prioritario como la salud, sin embargo, la indignación apunta a que tanto el Gobierno de la provincia de Mendoza, como el Municipio de Lavalle a cargo del intendente justicialista Roberto Righi, parecen no priorizar las inversiones en temas de infraestuctura tan urgente como estos, y según los ciudadanos, tampoco dan respuestas a las problemáticas. Cabe destacar que ambos, tanto el radicalismo como el jefe comunal del Partido Justicialista, buscarán la reelección este año.

Por otro lado, aclaran que una “silla anfibia” en buen estado debería ser de este tipo y calidad, lejos de lo que se usa en el nosocomio lavallino:

Resultado de imagen para sillas anfibias hospital

A continuación, un video sobre cómo armar de forma casera estas sillas:

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí