Inicio Sociedad El drama de unos chicos de Santa Rosa: una escuela rural se...

El drama de unos chicos de Santa Rosa: una escuela rural se queda sin alumnos por falta de transporte

1946
0

Por Carla Palomino

Todos los días temprano muchos padres salen a llevar a sus hijos a la escuela rural Martiniano Leguizamón,  en Santa Rosa, una escuela que, según la Comisión de padres de la institución, se destaca por la calidad educativa y por el  gran trabajo que realizan en la inclusión para personas con discapacidad. Sin embargo, algunos niños no podrán asistir más a este colegio, porque no tienen cómo ir: el micro más cercano pasa a 5 km, sobre la ruta 50 y señalan que el Gobierno no presta el servicio de trafics para que puedan llegar a estudiar.

La escuela Martiniano Leguizamón queda en la calle Galigniana Segura, una calle de tierra, a 3 km de la ruta 7, en Las Catitas. No es la única del departamento, pero, para muchos padres, sí es la que mejor se adecúa a las necesidades de sus hijos. Años atrás contaban con un servicio de trafics que disponía la Dirección General de Escuelas (DGE) para que los chicos que venían de lejos, pudiesen llegar al establecimiento, sin embargo, hace más de dos años quedaron sin movilidad y sin micros cerca.

“Hasta hace dos años contábamos con un servicio de trafics. En ese entonces la escuela tenía 50 alumnos, un buen número para una escuela chica”, contó una de las madres de la comisión a Diario La Provincia, y explicó que desde  esa fecha hasta hoy, siguen sin movilidad y sin respuestas por parte de DGE, a pesar de la insistencia de los directivos y padres.

Además, en Santa Rosa, señala que desde hace aproximadamente diez años, algunas fincas importantes han cerrado y la situación económica ha ido empeorando, por lo que muchas familias se quedaron sin trabajo. “Se ha perdido la principal fuente de trabajo del departamento”, explican los padres.  Es por esto que la comisión destaca la importancia de la escuela Leguizamón, ya que les brinda a los niños desayuno, almuerzo y apoyo escolar.

Los padres están realmente preocupados por esta situación y lo manifestaron a Diario La Provincia: si no hay trafics hay chicos que no pueden llegar a la escuela, por lo que deben optar por cambiarse a otros establecimientos, pero lo más llamativo es que, colegios más céntricos, sí tienen este servicio. “La escuela cabecera N° 188 Angelino Arenas Raffo, está a dos cuadras de la Terminal de Las Catitas y por la puerta pasan todos los colectivos, y esa escuela sí tiene servicio de trafics”, expresaron.

La escuela Leguizamón queda lejos del centro del departamento, pero también hay muchos chicos que viven en las lejanías y que por lo tanto, es una de las escuelas que más cerca les queda. Sin embargo, una de las mamás manifestó que mandará a su hija a la escuela Falucho, que queda sobre ruta 50, tres kilómetros más lejos de la escuela Martiniano Leguizamón, porque no tiene como llevarla más que en trafic de Gobierno. Además, relató la gran “travesía” que debe hacer, porque debe cruzar todo el centro.

“La trafic del colegio lo que hacía era buscar a los chicos que viven por la Calle Guiñazú, que es la continuación de la ruta 153, donde vive gente muy lejos y sin posibilidad de transporte.  Como se quitó el servicio y la escuela Raffo sí tiene servicio de trafics (mañana y tarde), los chicos de estos lugares debieron optar por ir a la escuela cabecera”, relató la comisión, reiterando que esto provoca que muchos chicos dejen de ir a la escuela Leguizamón y que tienen miedo de quedarse sin cursos.  

Muchos de los niños que asisten a la escuela Leguizamón, tienen discapacidad por lo que para los padres es muy importante la inclusión. “La escuela Raffo de inclusiva no tiene nada, en cambio la Martiniano Leguizamón sí, hay chicos con muchas discapacidades, con trastornos del aprendizaje, y tienen maestras que hacen una planificación individual para cada chico y las adecuaciones necesarias. Es una escuela hermosa”, explicó una de  las mamás. “Hemos perdido entre fines del ciclo 2018 y principio del ciclo del 2019 diez alumnos porque no se pueden movilizar”, concluyó.

Sin embargo, la escuela Raffo no es la única que cuenta con este servicio de movilidad. El establecimiento educativo Antonio Ruíz Falucho, ubicado sobre la ruta 50, que también tiene colectivos que pasan por la puerta, cuenta con trafics otorgadas por la DGE. En el barrio La Costanera, también sucede algo similar con la escuela que allí se encuentra.

Los padres expresan que tan solo quiere terminar con esta situación y que se les otorgue el transporte, porque desean que todos los chicos tengan la posibilidad de llegar a estudiar y así garantizar que la escuela continúe abierta. “Ya tuvieron que cerrar uno de los grados por falta de alumnos”, dicen.

Sin respuestas

“En el 2018 yo misma llamé y pregunté por qué estaba cajoneado el expediente y nunca me dieron una respuesta”, cuenta una de las mamás de la comisión, angustiada, y continúa: “desde ese día me costó muchísimo poderme comunicar y cuando me atendieron me dejaron en línea escuchando una discusión por detrás, para desligarse de la situación”.

Los padres explican  que no solo han sido los directivos y la comisión quienes se han encargado de averiguar sobre el expediente, sino que mucha gente ajena a la institución ha prestado ayuda. “Un montón de gente  ha intervenido”, y cuentan que incluso un joven, Facundo Rojas, vino más de una vez personalmente a Casa de Gobierno para ver qué pasaba.

“Los padres no los pueden llevar o no los pueden buscar, muchos entran a trabajar en la finca muy temprano y no llegan a dejarlos en la escuela, caminar es muy peligroso porque son calles desoladas con fincas abandonadas y hay solo una luminaria en la puerta de la escuela, hay chicos que tienen que cruzar la ruta”, son algunas de las razones que exponen los padres, explicando por qué los chicos sin movilidad no pueden llegar a estudiar y deben optar por elegir otra escuela, a pesar de que no sea lo mejor para ellos.

Ante la pregunta de cómo está el expediente en la actualidad, la Comisión explica que continúa archivado y siguen sin tener respuestas por parte de la DGE. “Es complicada la situación y ya es desesperante porque nos da miedo que nos cierren la escuela por no tener alumnos. Ya perdimos grados porque la escuela no cuenta con la cantidad de chicos necesarios”

“¿Por qué las otras tres escuelas tienen servicio de trafic cuando tienen un servicio de transporte público y por qué se la quitaron a la escuela Leguizamón, que queda mucho más lejos, en una calle donde los micros no llegan”, se preguntan los padres, mientras esperan pronto una solución para los 40 chicos que quieren seguir estudiando.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí