Inicio Sin categoría “La Argentina está mejor parada que en el 2015”

“La Argentina está mejor parada que en el 2015”

0

Leyó el primer borrador en el avión de vuelta de Vietnam, a finales de la semana pasada. Pidió hacer varias modificaciones. El texto pasó estos últimos días por los despachos del equipo de discurso. La versión definitiva se terminó este jueves: los encargados del discurso oficial leían el documento ya entrada la tarde.

Sin anuncios sorpresivos, con un repaso por la gestión de estos tres años y con una mirada hacia el futuro, en un mensaje pautado para que dure poco menos de una hora, Mauricio Macri hablará esta mañana por cuarta vez ante el Parlamento, en el inicio de las sesiones ordinarias, en lo que será el puntapié de la campaña electoral en la que el macrismo buscará la reelección.

Los responsables del discurso oficialista se ocuparon de que esta vez el jefe de Estado no se exceda de optimismo. “Lo peor ya pasó”, había resaltado en su mensaje de 40 minutos de hace un año. “La inflación está bajando”, remarcó. A los pocos meses, el programa económico de su gobierno entró en una profunda crisis que sigue vigente. En el 2018, la inflación fue del 47,6%: la más alta desde 1991.

Según funcionarios que participaron de la elaboración del texto –Julieta Herrero, la directora general de Discurso, trabaja en el documento desde hace un mes, cuando se reunieron por primera vez con Macri-, habrá pasajes dedicados a la infraestructura, a la reducción del déficit fiscal y a avances en cuestiones vinculadas a la seguridad, entre otros rubros. La economía también tendrá su capítulo. “No hay manera de no hablar de la economía, la gente no es tonta”, reconoció un secretario de Estado que leyó el monólogo.

El consultor Jaime Durán Barba pasó este jueves por Olivos. Ya había estado el lunes, en Casa Rosada, junto a su socio Santiago Nieto y el sociólogo Roberto Zapata. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, monopolizó el control del discurso. El secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, acompañó en la tarea. Hernán Iglesias Illa y Alejandro Rozitchner aportaron ideas. Micaela Méndez, directora de Gestión Comunicacional, histórica fonoaudióloga de Macri y desde hace tiempo la encargada del manejo del teleprompter que utiliza el Presidente para leer sus mensajes oficiales, se había subido a la gira por Asia de la semana pasada.

El jefe de Estado tiene previsto arribar minutos antes de las 11 al Parlamento. En la reunión de ayer en Olivos, les anticipó a los legisladores de Cambiemos algunos de los ejes discursivos: durante quince minutos, habló de “equilibrio fiscal”, de mejoras estructurales, de “oportunidades para los argentinos” y de “un momento único que puede ser bisagra en muchas décadas”. También de “calidad democrática” y de “transparencia de las instituciones”. Sus palabras de hoy sobrevolarán esos tópicos. Aludió además a las “libertades”. Se refirió a la libertad de prensa y a la Justicia.

Los dos primeros discursos de Macri ante la Asamblea Legislativa duraron casi lo mismo: una hora. El del 1 de marzo del 2016, casi tres meses después de llegar a la Presidencia, lo dedicó a trazar una radiografía del estado del Estado. Entre sus colaboradores habían existido discusiones en torno a si cargar o no con la insistente herencia recibida.

Un año después, el 1 de marzo del 2017, el mandatario fue mucho más crítico. Habló de despilfarro y de corrupción, y pidió leyes más duras. Y subrayó que el objetivo del Banco Central en relación a la inflación para 2019 era “de menos del 5%”. Las consultoras privadas dan cuenta de que solo el índice de febrero podría girar en torno al 4%.

A pesar de esos antecedentes, Macri intentará surfear la crisis y dejar hoy un mensaje optimista de cara al futuro. La idea de que el esfuerzo dará sus frutos en el largo plazo. En vísperas del inicio de la campaña electoral, y tras una serie de noticias económicas que prolongan la tormenta: los despidos y el freno en la producción de empresas como FEMSA -principal embotelladora de Coca Cola en el país- y la fábrica de carrocerías de colectivos Metalpar, la pérdida de más de 190 mil puestos de trabajo registrados en el 2018, según datos del INDEC, y la caída del salario real más pronunciada desde la crisis de principios de siglo.

Ante ese panorama, Macri necesita renovar expectativas de cara a la campaña en la que ya manifestó sus deseos de buscar la reelección. Anoche, tras la reunión de bloque de varias horas, desde el kirchnerismo ultimaban los detalles del cotillón con el que esperarán al Presidente esta mañana en el recinto, repleto de diputados y senadores, gobernadores, funcionarios nacionales y los miembros de la Corte Suprema.

A última hora, “hay otro camino”, acompañado del numeral que se utiliza para las redes sociales, era el eslogan que se imponía en el bloque de Unidad Ciudadana para mostrar en las bancas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí