Inicio Nacionales Malestar por la demora para detener a Luis D’ElÍa

Malestar por la demora para detener a Luis D’ElÍa

21
0

A pesar de la resolución de la Cámara de Casación Penal que dispuso la inmediata detención del dirigente social Luis D’Elía, el piquetero aún se encuentra libre. A propósito de esto, fuentes judiciales se quejan por el poco respeto que existe de las órdenes de la Justicia y deslizan la hipótesis de un movimiento publicitario para alcanzar las tapas de los diarios.

El pasado viernes, la Justicia pidió la detención de D’Elía, condenado a tres años y nueve meses de prisión por haber tomado una comisaria 24 del barrio porteño de la Boca en el 2004. A pesar de esto, y después de que su defensa pidiera prisión domiciliaria alegando problemas cardíacos y de diabetes, los jueces del Tribunal Oral Federal 6 pidieron, a fines del año pasado, que sea examinado por el Cuerpo Médico Forense, antes de resolver su traslado a aun penal.

Según confesó a El Intransigente un juez federal, esta parece ser una táctica común. “Ordenan la prisión pero no se cumple la sentencia”, explicaron y señalaron que “las cárceles están llenas de diabéticos que piden domiciliaria”.

“Llama la atención que después de un gran despliegue periodístico en el que se declamó que se había dispuesto la inmediata detención de Luis D’Elia la orden no se halla efectivizado ¿O fue pura publicidad? ¿O no se obedece la sentencia?”, cuestionó el magistrado. En esa línea, añadió que “muchas personas detenidas padece de diabetes y obesidad. Algunas solicitan la prision domiciliaria. ¿Qué mensaje les da el Estado a todos los presos diabéticos? No cumplan, hagan como D’Elia”. “La Sala III llenó los titulares con su orden de prisión pero hasta allí llegó, no se cumplió”, sentenció al concluir.

El dirigente fue condenado el año pasado por el Tribunal 6 luego de idas y vueltas de la causa en donde se lo encontró culpable de los delitos de “instigación a cometer delitos, lesiones leves, atentado contra la autoridad, privación ilegal de la libertad y usurpación”.

En junio del 2004 y al mando de un grupo de al menos cuarenta personas, el dirigente social ocupó las instalaciones entre las 0.20 a las 8:00, en reclamo de la detención de quien luego fue condenado por el asesinato del dirigente barrial Martín “Oso” Cisneros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí