Inicio Nacionales Se pagó $7,5 millones: las fotos del ARA San Juan llevan 3...

Se pagó $7,5 millones: las fotos del ARA San Juan llevan 3 meses “cajoneadas”

0

La causa del ARA San Juan, el submarino en el que murieron 44 tripulantes, desaparecido durante un año y hallado a 907 metros de profundidad hace casi tres meses, se está volviendo más argentina que nunca.

Se le pagó (el Estado argentino) una pequeña fortuna (7,5 millones de dólares) a una empresa (Ocean Infinity) para hallar la nave. La encontraron. Sacaron fotos con tecnología de punta. Un mosaico de altísima definición compuesto 67.000 imágenes. También algunos videos. Todo fue guardado en tres discos rígidos que desde el 5 de diciembre están en manos de la Justicia argentina. Pero la jueza de Caleta Olivia que tiene la causa, Marta Yañez, dice que no puede ver el material.

A fines de diciembre había trascendido que para visualizar esos 20 terabytes de información se requería, según aseguraba la jueza, un software especial cuya adquisición rondaba los 25.000 dólares, un detalle de solución sencilla, al lado de los más de 7 millones invertidos en el hallazgo del submarino.

Pero Yañez dijo entonces que, en lugar de solicitar la compra del costoso programa, utilizaría el único disponible en el país: el del Servicio de Hidrografía Naval. Este 13 de febrero la jueza repitió que está pronta a viajar a Buenos Aires para concretar la visualización del material en Hidrografía Naval. “Va a ser antes de que termine el mes”, dijo.

Quienes sacan fotos, las bajan a su computadora, las convierten de formato o retocan a su gusto quizás se pregunten qué tiene de especial ese software, carísimo y disponible en un solo rincón de la Argentina. Y además: cómo se llama.

En el Servicio de Hidrografía Naval explicaron que tienen orden del juzgado de no dar esa información. “Las fotos son decisivas para confirmar la tesis de los peritos. Quiero decir, está casi confirmado todo lo que ellos dijeron. Pasó todo lo que ellos dijeron: hasta el submarino estaba en el lugar que ellos marcaron. Pero necesitamos las fotos para terminar de ratificar y con eso la investigación estaría terminada. Terminada entre comillas porque lo que se abre es la verdadera causa sobre las responsabilidades”, explicó en diálogo con Clarín el Ministro de Defensa, Oscar Aguad.

“Esta semana va a haber una novedad importante. La demora de tres meses tuvo la feria judicial de un mes, pero así y todo la causa avanzó. Yo encargue que tomaran contacto con la jueza para ver este tema y entiendo que la semana que viene ella vendrá al Servicio de Hidrografía Naval. Si trae los dos discos, será posible verlos”, aclaró.

También se consultó a Oliver Plunkett, CEO de Ocean Infinity, quien no estaba al tanto de la incompatibilidad informática, si se la puede llamar así: “No sabía nada de esto hasta que me lo informaste, así que me temo que no puedo opinar. Pero ahora veré qué ayuda podemos ofrecer para resolver el problema”.

Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes que murió en el submarino, querellante en la causa y uno de los familiares que de hecho viajó en el Seabed Constructor y que estuvo presente cuando hallaron la nave, apuntó contra Yañez: “Llama mucho la atención el mal manejo de la jueza respecto de estas imágenes; llama mucho la atención la dilación en el tiempo. Yo vi todo el material en la computadora del barco: no me represento cómo puede necesitar un software de 25.000 dólares para ver un video y unas imágenes en jpg de alta resolución”.

Una cuestión técnica importante, siempre según Tagliapietra. Las 67.000 imágenes vendrían a ser las piezas de una suerte de “mosaico”, una gigantesca imagen de altísima definición que muestra al submarino desde arriba. El querellante admitió que “quizás sí se precise un soft para armar el collage y ver la imagen terminada. Pero Ocean Infinity, a bordo, ya había hecho esa composición… esa gran foto estaba armada en uno de los discos rígidos. Quizás la jueza quisiera volver a componer la imagen por no confiar en el trabajo de la empresa, pero eso no implica que ella no pueda ver el material”.

Yañez tiene su versión: “Nos hicimos de las imágenes con cadena de custodia, las examinamos en Buenos Aires con miembros de la División de Informática de la Policía Federal y con nuestro personal informático de Cámara Federal de Comodoro Rivadavia. Pudimos acceder al contenido de uno de los discos rígidos. Los otros requieren de un software especial. Vamos a ir a Hidrografía Naval con el fiscal y las querellas. Respecto de la fecha específica, las querellas serán las primeras en saberlo”.

Tagliapietra, sin embargo, cree que el problema es mayor: “La jueza no está a la altura de la causa; no convocó expertos informáticos, no se rodeó de peritos que pudieran comprender las imágenes de los discos rígidos y tampoco se anima a cambiar la carátula de la causa a ‘homicidio con dolo eventual’. Están dadas las condiciones para cambiar la carátula”.

Casi en la vereda opuesta, la opinión de Yañez es que hay otras cuestiones que hacen a completar la etapa de instrucción; el aporte de las imágenes es muy importante, pero hay otro elementos: “No nos paralizamos. Pedimos copia de las actuaciones administrativas en el Ministerio de Defensa para determinar responsabilidades en el seno de la Armada, y vamos a considerar sumar testimoniales. De aquellos que prestaron declaración, tal vez amerite una ampliación. Todo esto va a aportar claridad”.

Ante la pregunta, Yañez negó recibir presiones políticas. “Sólo recibo colaboraciones”, dijo: “La instrucción avanza. Es un tema que entrañó incertidumbre y mucho dolor. No hay un mar de dudas sino un mar de certezas. No busco otra cosa que la verdad”.

Para los familiares no hay margen de paciencia para que  la Justicia saque provecho de las imágenes obtenidas con tanto esfuerzo. Creen que son la prueba clave que confirmará toda la documentación e investigación previa del ARA San Juan.

Según Tagliapietra, “las fotos dan cuenta de que se actuó con una enorme desidia, tanto el Estado como la Armada, a la hora de enviar a navegar en una misión difícil, compleja, lejana y en soledad a un submarino que no estaba ni remotamente en las condiciones de mantenimiento que debía tener. Además, pueden probar un desvío de fondos. Hubo muchas alarmas y auditorías internas. A muchos les va a caer alguna responsablidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí