Inicio Nacionales Mapa nacional: ¿Mendoza tiene una de las tarifas más caras de energía...

Mapa nacional: ¿Mendoza tiene una de las tarifas más caras de energía eléctrica?

0

El mapa de las tarifas de la energía eléctrica en la Argentina muestra grandes distorsiones según el lugar donde se vive. Por servicios similares hay precios que varían hasta 146 por ciento.

En Córdoba, por caso, se paga la tarifa más alta, con un valor de $1.581 por una factura de 300 kWh mensuales (el consumo premedio de Capital Federal y GBA), donde $73,61 corresponden a un cargo fijo y unos $1.500 de cargo variable según lo consumido. Corresponde a la empresa provincial Epec.

En Mendoza, la tarifa de consumo para 300 kWh que cobra EDEMSA es de $1.013, 54. De esta manera, en Mendoza se cobra un valor similar al pagado en provincias como Jujuy o Salta, donde la tarifa alcanza $1.044 y $1.050 respectivamente. También en Corrientes, por ese mismo consumo se abona un promerdio de $1.023.

En este sentido, por el precio de la electricidad nuestra provincia se ubica entre las 13 provincias con las tarifas más altas de electricidad.

La tarifa más baja se encuentra en Río Negro, con $642 para el mismo consumo de 300 kWh. Allí la empresa que ofrece el servicio de distribución es Edersa.

En la ciudad de Buenos Aires, las facturas por igual cantidad de kWh son de $851 para clientes de Edesur y $855 en el caso de Edenor. Hay que destacar que en la mayoría de las provincias con recursos más limitados (Formosa, Salta , Corrientes y Jujuy, por ejemplo) se pagan tarifas mucho más altas que en Capital, una de las jurisdicciones con mayor PBG del país.

Cada provincia decide sobre la tarifa que paga su empresa y generalmente es en torno a un cálculo que tiene en cuenta cuestiones como densidad de población o los kilómetros de líneas que necesita mantener una compañía. Pero la diferencia es muy grande más allá de estas cuestiones (Laclau)

En el sur de la provincia de Buenos Aires, en tanto, el servicio es casi tan alto como en Córdoba con un total de $1.579 por consumo de 300 kWh. Los datos fueron  relevados por Fundelec (Fundación para el Desarrollo Eléctrico Argentino), en base a las empresas distribuidoras y a la información de algunos entes reguladores.

La tarea de comparar no es fácil. La Secretaría de Energía no brinda información por provincias, solo ofrecen Capital Federal y Gran Buenos Aires. Las empresas suelen tener en sus páginas cuadros desactualizados. Y en los entes reguladores de cada provincia publican textos larguísimos y técnicos de resoluciones donde los usuarios no especializados en el tema difícilmente pueda encontrar un número con lupa. No hay cuadros comparativos disponibles en Adeera, asociación de distribuidoras, ni en Adere, que agrupa a los entes reguladores de todo el país.

El valor final que se refleja en la factura que pagan los usuarios tiene tres componentes: generación y transporte, que es un valor similar, y la distribución, donde están las mayores diferencias. Luego se suma la carga impositiva que también varía por provincia y municipios.

"Cada provincia decide sobre la tarifa que paga su empresa y generalmente es en torno a un cálculo que tiene en cuenta cuestiones como densidad de población o los kilómetros de líneas que necesita mantener una compañía. Pero la diferencia es muy grande más allá de estas cuestiones", destacó Cecilia Laclau, presidente de Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec).

"El precio final que paga el usuario es un combo, no es solamente la tarifa. Tenés una tarifa que se aplica para todos igual, que es el costo transporte de la energía que varía muy leve, depende cuanto tiene que recorrer la energía elécrica. Pero la tarifa mayorista es casi la misma. Lo que cambia es la tarifa de distribución, llamada Valor Agregado de Distribución (VAD) que es lo que corresponde a la distribuidora, y la carga impositiva", detalló Laclau.

"Las diferencias de precio se dan por una razón. El marco legal le otorga a las provincias el poder de regulación sobre las distribuidoras de electricidad. Las propias provincias deciden el nivel tarifario", explicó Daniel Gerold, consultor en temas de energía y titular de la consultora G&G Energy Consultants.

El marco legal le otorga a las provincias el poder de regulación sobre las distribuidoras de electricidad. Las propias provincias deciden el nivel tarifario (Gerold)

A esas diferencias entre provincias se suma, además, los distintos impuestos que corresponden a cada municipio. "Las diferencias se dan porque también hay provincias que tienen una empresa estatal y otras son privadas. En el caso de los grandes empresas estatales se suelen usar también como otro medio de recaudación", agregó.

El precio mayoristas, según aclaró Gerold, es el mismo en todo el país. La diferencia después corresponde al margen de cada distribuidora. "Cuando se ajustó el precio mayorista para bajar los subsidios el precio relativo en la tarifa final fue bajando", explicó.

Otro factor que marca diferencias en el precio, a pesar de que se trate de consumos similares, es si en la zona presta el servicio una empresa cooperativa. "Son empresas muy pequeñas que tienen costos más altos y, en general, pocos usuarios. La cooperativa surgió en los lugares donde las grandes empresas no llegaron. Se sostienen con muchas dificultades y suelen incluir ítems como sepelios y ambulancias", aseguró Laclau.

Fuente: Infobae

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí