Inicio Sociedad Murió una de las perritas mordidas por la yarará

Murió una de las perritas mordidas por la yarará

83
0

Una de las perritas que fue mordida por una yarará en El Challao la semana pasada, si bien le lograron aplicar el antiofídico, no pudo sobrevivir a los efectos de la mordida. “Tama” murió en la noche de este martes.

Los dos perritos, Tama y Logan, fueron atacados en la madrugada del 31 de enero por una yarará en una casa de El Challao, por lo que su familia inició una desesperada búsqueda para acceder a un antídoto para salvar sus vidas. Tras varias horas de angustia, el medicamento logró conseguirse y le fue suministrado a los canes, sin embargo, uno de ellos no pudo salvarse.

Los perritos ya estaban con graves secuelas: no les coagulaba la sangre y estaban orinando con sangre, ya que se habían cumplido las 12 horas cruciales que pasaron desde que se produjeron los episodios. Además, ambos canes mostraron una anemia importante.

Según informó la dueña, Natalia Velázquez, esperaban la evolución de los dos animales tras la colocación del antídoto, si bien comenzaron a mejorar lentamente, Tama era la que presentaba el cuadro más grave.  Los dos perritos estuvieron internados algunos días en la veterinaria y luego les dieron el alta para que sigan con terapia domiciliaria.

Finalmente, Tama falleció en anoche. En tanto que Logan continúa mejorando, está comiendo y toman agua.

Tama

Cómo fue el ataque de la víbora

La familia de Natalia Velázquez afrontó un jueves complicado, ya que su descanso se vio interrumpido cerca de las 5 de la madrugada por los intensos ladridos de una de sus tres perritas, “Emi”.

Al no comprender qué sucedía, los Velázquez salieron al exterior y notaron que tanto “Tana” como “Logan” -los otros dos- estaban escondidos y asustados. A pocos pasos, una yarará yacía sin vida en el suelo, lo que les confirmó el peor panorama: las dos mascotas habían sido mordidas por la serpiente venenosa.

Cuando notaron las heridas y los párpados hinchados, Natalia rápidamente llevó a los canes al hospital de veterinaria San Roque, de Ciudad, donde los atienden con frecuencia.

“Les pusieron suero y corticoides, pero no alcanzó”, subrayó. Enterada del ataque reciente a otro perro, la mujer se contactó con entes gubernamentales de Ambiente y de Salud para acceder al antiofídico, pero no obtuvo respuesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí