Inicio Sociedad El Padre Lalo brindó su última misa y deja Mendoza

El Padre Lalo brindó su última misa y deja Mendoza

0

El Padre Lalo se despide de Mendoza y este lunes realizó su última misa. Después de 25 años de mucho trabajo en la comunidad católica de Villa Nueva, decidieron trasladarlo a Salta.

Jorge Eduardo Carreras, más conocido como el cura Lalo, y también conocido como el “cura villero mendocino”, trabajó muy cerca de los pobres, abrió comedores y ayudó a los jóvenes perdidos con la droga.

“Ayer hice la última misa, el último lunes desde hace 25 años. Estas son misas muy populosas, carismáticas, hay mucha guitarra, bombo, bajo, aplausos y emociones. Ya el 31 a la mañana me voy con la camioneta para cruzar la frontera, terminando esta etapa hermosísima en Mendoza. Yo venía por 3 años y pasaron 25 años. Acá pude dar amistad, alegrías, hice bautismos, realicé 25.500 bautismos”, manifestó a Radio Nihuil.

En tanto explicó cómo es el mecanismo para ser trasladados de un lugar a otro: “Nunca hubiese pedido irme de acá, yo quería morirme acá. Pero nosotros tenemos una autoridad que se llama provincial, es quien nos acompaña y guía en Argentina y Chile. Ahora donde voy también es de Murialdo, allá me eligieron para que fuera director de la obra y párroco. Ahora me tengo que ganar el corazón de los salteños”.

En Salta, contó que lo podrán encontrar en el centro religioso Rosario de la Frontera, “de la Terminal a tres cuadras, ahí estaré en calle Palau 501”.

El cura Lalo actualmente sigue siendo el “jefe” de los curas de Guaymallén y además es el representante legal del Colegio Leonardo Murialdo.  La noticia de la partida del cura llega a Mendoza en medio de la polémica por un caso de abuso sexual a una niña de 4 años en el Instituto Leonardo Murialdo de Guaymallén.  Al respecto, señaló: “Dios quiera que eso pronto se pueda resolver porque es el abuso de un menor, es horrible, es un golpe para la comunidad pero más para la niña. Hay que rezar para que haya justicia”.

Por último le consultaron sobre su sentimiento con los hechos vividos en Venezuela, y expresó: “Ayer en la misa estuve con la familia Ibarra, ellos son mendozolanos, porque han salido de allá, el papá tenía un trabajo y lo echaron. Ellos la han peleado, vinieron con una mano atrás y otra adelante. Hice cosas para conseguirle una mesa, sillas, una heladerita porque no tienen nada. Ese es el sentimiento. Tenemos más chicos venezolanos en la escuela, el generar una beca, peleamos con el gobierno escolar para que les aprobaran unas cosas. Es un sentimiento de angustia por lo que están perdiendo, y esperar que este gobierno nuevo los saque de la crisis humanitaria por la que atraviesa Venezuela”.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí