Inicio Policiales Salvaron de milagro a tres mendocinos perdidos en el campo

Salvaron de milagro a tres mendocinos perdidos en el campo

0

La Policía de La Pampa rescató a tres leñadores oriundos de San Rafael que caminaron desorientados durante 36 horas, bajo un intenso calor y sin agua, escapando de un campo en el que habían sido contratados para trabajar.

"Los encontramos de milagro, aún no sabemos por qué tomamos esa dirección porque todo es monte. Estaban deshidratados, quebrados emocional y físicamente", dijo este lunes el subcomisario de la Policía pampeana Omar Sabaidini, al relatar el rescate de los hacheros, el viernes pasado.

"Habían caminado 36 horas y por suerte, uno de ellos se subió a un árbol y pudo llamar al 101 pidiendo auxilio, aunque no supo decir en qué lugar estaban; por eso insisto en que encontrarlos fue un milagro ya que no hubieran resistido un día mas", agregó.

Los hombres, de 20, 23 y 32 años, todos de San Rafael, habían sido contratados por el dueño de un campo de la zona sur de la provincia de Mendoza, en el límite con La Pampa, para hachar un monte de algarrobo.

Según el diario La Arena de La Pampa, estas personas llegaron al lugar el miércoles 23 y ahí nomás se dieron cuenta que los habían engañado porque en “el monte” había un algarrobo cada 300 metros y el resto del terreno estaba comprendido mayormente por alpataco y piquillín, dos especies arbóreas con muchas espinas.

“Los tenían muy mal, para alimentarse les daban papas que les descontaban de la paga, además les daban poca agua. La persona que los llevó alteró la batería del tractor para que no escaparan y les dijo que el camión que había no funcionaba”, confió Sabaidini.

Ante semejante panorama, los muchachos decidieron irse. El “patrón” les había mencionado que se encontraban a 12 kilómetros de la ruta y que en cualquier lugar había agua; por lo tanto comenzaron a caminar hacia San Rafael. Sin embargo, los hombres se perdieron en medio del trayecto.

A partir de ese momento, el trío de mendocinos comenzó a vivir una odisea. Su necesidad de agua fue tal, que se vieron obligados a beber agua salada de una represa, aunque producto de ello comenzaron a sufrir malestares físicos y estomacales. También tomaron agua de los charcos que se formaron por las precipitaciones que habían caído los días anteriores.

“Cuando los hallamos hacía 36 horas que estaban deambulando entre los campos. Estaban en territorio pampeano, pero todo ocurrió en la parte de Mendoza”, comentó el efectivo.

“Sufrieron mucho, los encontramos descalzos, de tanto caminar ni siquiera les aguantó el calzado. Tenían los pies hinchados, con ampollas. Tenían agotamiento físico y deshidratación. Vivieron una situación extrema”, concluyó el subcomisario.

Luego de sobrevivir a la tremenda experiencia, los mendocinos se mostraron "quebrados anímicamente. Hablaban un poco y lloraban, pensaron que no salían”, dijo Sabaidini.

“Uno de ellos nos contó que en la noche no podía dormir, que oía cosas. Al día siguiente, cuando salió el sol y volvieron a caminar, uno se dio vuelta y observó que los venía siguiendo un puma. Tenían las horas contadas”, continuó el uniformado, en su relato al diario La Arena de La Pampa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí