Inicio Policiales El ladrón linchado en Las Heras tenía múltiples antecedentes

El ladrón linchado en Las Heras tenía múltiples antecedentes

282
0

A última hora del martes, en el barrio Tamarindos I de Las Heras, vecinos golpearon hasta matar a un hombre que ingresó aparentemente a robar a una vivienda.

El hecho se registró cerca de las 22 frente a una vivienda ubicada en la calle Monteagudo al 2600.El presunto delincuente fue identificado como Cristian Bruna, de 35 años de edad.

Los vecinos dieron aviso de que había una persona extraña dentro de la propiedad, se unieron, ingresaron a la casa, lo sacaron a este hombre de la vivienda y lo lincharon en el medio de la calle. La paliza que le dieron fue letal y terminaron acabando con su vida.

De forma inmediata se dio aviso al 911, llegó la Policía y comenzaron a revisarlo. El Servicio Coordinado constató que estaba muerto en el medio de la calle Monteagudo. Se les dio aviso a los detectives de homicidios, ahora interviene en la causa la fiscal Claudia Ríos.

Al respecto, Roberto Munives, director General de la Policía de Mendoza, dio detalles del episodio: “Inicialmente, la persona que tiene entre 25 y 30 años de edad, que ha sido identificada, tiene múltiples antecedentes no solamente penitenciarios sino también judiciales por delitos contra la propiedad; fue encontrado al costado de la calle sin vida con un fuerte golpe en un costado de la cara. Tenía escoriaciones en las rodillas”.

Cristian Javier Bruna tuvo su primer ingreso en 2002 a la cárcel por el delito de amenaza con armas. A partir de ese momento tuvo varios ingresos. Los antecedentes son por robo agravado, amenazas graves por el uso de armas, portación ilegal de arma de fuego, robo simple, entre otros. Había recuperado su libertad el 8/01/18 por el cumplimiento de la pena impuesta.

De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Seguridad, varios sujetos habían ingresado a una casa y robado varios elementos, dándose a la fuga tras el hecho.Uno de ellos fue alcanzado por los vecinos, quienes le dieron la paliza que le provocó la muerte minutos después.

“Todo parece indicar que este sujeto habría estado cometiendo algún ilícito, está sujeto a la investigación”, declaró Munives y comentó: “Se habría dado a la fuga con la desafortunada suerte para él de haberse caído muy fuerte entre el cordón y la acequia. Pareciera que ese golpe habría tenido influencia en la integridad física de este sujeto. Lo demás estaría sujeto a la investigación”.

La investigación del caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos.

La imputación que podrían recibir los vecinos

La figura legal del linchamiento no existe de por sí en el Código Penal Argentino y generalmente se lo investiga como homicidio en riña o como homicidio agravado con un autor o varios autores.

Si un grupo de personas ataca a otra, la mata y no se determina quién fue el autor del asesinato, es decir que no se puede determinar quién le propinó el golpe mortal, el delito se suele caratular como homicidio en riña porque participaron varios sujetos y todos ejercieron violencia sobre la víctima.

En esos casos, las penas, al igual que la culpa, se reparte entre todos los participantes. El delito prevé condenas que van de dos a seis años de prisión, en caso de muerte, y de uno a cuatro, en caso de lesión. Son penas significativamente menores si se las compara con las que recibiría el autor de un homicidio simple o doloso.

En cambio, si la fiscal puede determinar que hubo un autor o varios coautores del asesinato, el castigo se endurece porque el responsable puede ser imputado por homicidio agravado por ensañamiento o alevosía y arriesgaría una pena de hasta prisión perpetua.

El caso también podría encuadrarse dentro de la legítima defensa si las heridas ocasionadas al presunto ladrón se produjeron durante las maniobras para detenerlo durante la comisión del delito.

También podría aplicarse la figura del homicidio preteintencional que es aquel que se produce cuando “con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud se produjere la muerte de alguna persona, aunque el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte”. Se le agrega por lo tanto una consecuencia no querida a un resultado que sí era previsible: las lesiones.

Los especialistas dicen por ejemplo que si se utilizó un cuchillo, o un arma de fuego, es razonable que podía con él matar a la víctima, pero si se usaron los puños, tal vez la intención era solo provocar un daño físico. Esta figura contempla penas de entre 3 y 6 años de reclusión o de prisión de uno a tres años.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí