Inicio Mundo Un niño defendió a su madre de ser violada y lo mataron

Un niño defendió a su madre de ser violada y lo mataron

12
0

Un joven héroe de 16 años falleció a causa de las graves secuelas que le dejó el ataque de un violador, al que se enfrentó para defender a su madre.

Vanya Krapivin murió en el hospital 19 meses después del horrible ataque con mancuernas que le hizo perder casi todo el hueso frontal de su cráneo.

El niño, de entonces 15 años, llegó a casa desde la escuela y encontrar a su vecino, Roman Pronin, ahorcando a su madre y atacándola con un cuchillo.

El hombre, que había sido condenado por asesinato, atacó repetidamente a Natalia Krapivina, de 43 años, con un cuchillo y la quería obligar a tener relaciones sexuales con él.

Vanya se encontró con su madre bañada de sangre y no dudó en tomar una mancuerna de 3 kg y para golpear al atacante. Sucedió en Severodvinsk, al noereste de Rusia.

El violador y asesino de 37 años, desvió el ataque y golpeó con la pesa al adolescente en la cabeza, hiriéndolo gravemente.

Los vecinos, que escucharon la pelea, llamaron a la Policía, aunque el atacante huyó de la casa, creyendo que ambos estaban muertos.

Cuando llegó la Policía, encontraron al joven y a su madre inconscientes en el piso empapado de sangre.

La mujer salvó su vida gracias a su hijo, a pesar de que recibió 27 puñaladas.Profundamente traumatizada por su propia experiencia y las salvajes lesiones craneales de su hijo, Natalia fue dada de alta del hospital unos meses más tarde, pero solo visitó a su hijo dos veces después de la terrible experiencia, según informa la prensa local.

El niño quedó con graves daños cerebrales y perdió casi todo el hueso frontal de su cráneo y los cirujanos se vieron obligados a extirpar parte de su cerebro. Si bien el joven mostró “signos leves de estar consciente” y comenzó a reconocer a su enfermera y comer por boca, pero en octubre contrajo gripe y, a pesar del tratamiento de cuidados intensivos, su condición empeoró y murió el martes de esta semana.

Trágicamente, su madre no pudo hacer frente a la condición de su hijo, culpándose a sí misma, a pesar de que ella también fue víctima de Pronin y fue muy criticada por la sociedad rusa.

Además, se supo que la mujer había suplicado a las autoridades antes del ataque que no permitiera que un asesino liberado viviera en su cuadra, cerca de los niños.

Natalia buscó fondos para tratar a su hijo y se confesó en televisión: “Pido que me perdonen” y reconoció tener un problema con el alcohol después de todo lo vivido.

Roman Pronin fue luego detenido y condenado a 14 años de prisión, pero ahora enfrenta un cargo de asesinato adicional después de la muerte del niño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí