Inicio Política El patrimonio declarado por los jueces mendocinos

El patrimonio declarado por los jueces mendocinos

67
0

El pasado martes venció el plazo para que los funcionarios públicos presenten  sus declaraciones juradas ante la Oficina de Ética Pública.  Tal como establece la ley 8993, todos los años los “sujetos obligados”, que participan en el manejo de recursos del Estado, deben entregar sus declaraciones juradas. Si bien está en pleno proceso, ya hay varias en el sitio web que es abierto y público a todos los ciudadanos.

En este caso, realizaron su declaración jurada los jueces de la Corte Suprema de Mendoza. De los siete magistrados, solo el patrimonio del recientemente elegido Dalmiro Garay no figura aún subido a la web.

Como lo determina la ley, al comienzo de cada declaración jurada patrimonial que firman los funcionarios, queda plasmado el siguiente párrafo: “En cumplimiento con el acuerdo N°27381 hago constar con carácter de declaración jurada los bienes que componen mi patrimonio quedando obligado a denunciar cualquier situación que la modifique”. Estas líneas, en algunos casos pierden credibilidad y sirven de verdadera pantalla política cuando no cumple la verdadera función para la cual se lo ha establecido: auditar el verdadero patrimonio de los funcionarios públicos.

En detalle, Diario La Provincia relevó una por una las declaraciones juradas efectuadas por los magistrados este año. Los mismos cuentan figuran entre los sueldos más altos del Estado, y en estos informes se puede detallar desde el patrimonio más austero de José Valerio, hasta el patrimonio más “rico” que lo dispone Pedro Llorente.

El juez José Valerio fue el más llamativo, cobra unos $250 mil e ingresó a la Corte en 2016, sin embargo declaró entre sus bienes solo parte de una casa y un vehículo.

  • Propietario del 50% de una vivienda que consta de una extensión de 1943 m2 ubicada en Vistalba, Luján.
  • Sumado a esta vivienda, solo declara la titularidad única de un Ford Focus modelo 2013.

Cabe destacar que en su declaración del 2016 y 2017 figuraban exactamente los mismos bienes, por lo tanto no muestra un incremento de patrimonio en al menos un año.

Por su parte, el magistrado Mario Adaro declaró el 100% de una vivienda de 695 m2 en San Martín. Además, señala la propiedad total de una camioneta Hyundai Santa Fe modelo 2009 y de un Peugeot 308 modelo 2010.

Por otro lado, Adaro declara poseer una total de 8 importantes pinturas artísticas, cuya valuación no figura.

En el caso de Pedro Llorente, uno de los jueces que más gana dentro de la Corte por arriba de los $300 mil, el patrimonio declarado es el siguiente:

  • el 100% de un departamentos en San Rafael
  • el 100% de un departamento en Mendoza
  • El 100% de una casa en Mendoza
  • Dueño del 100% de una casa de “veraneo” en El Nihuil.

En lo que respecta a automotores, Llorente declaró ser propietario del 50% de un auto Honda HR-V modelo 2016.

Luego, suma la propiedad total de dos embarcaciones: una Mariner 115 modelo de 1978 y un Mercury modelo 2009.

En el caso del juez Omar Palermo, el patrimonio está compuesto por inmuebles de los cuales manifiesta ser dueño solo del 50%.

  • una casa de 800 m2 en Guaymallén
  • Un departamento en Godoy Cruz y una cochera en el mismo departamento
  • El 100% de la propiedad de una camioneta Kia Sportage del 2017.

En tanto que el presidente de la Corte, Jorge Nanclares, tiene un patrimonio compuesto por dos casas, un departamento y dos vehículos.

  • Propietario del 50% de una casa en Las Heras
  • 50% de un departamento de Tunuyán.
  • 50% de un departamento a su nombre ubicado en Capital.

En cuanto a los vehículos, también tiene el 50% de la propiedad:

  • Un Vento modelo 2008
  • Una VW Surán modelo 2011.

Por último, en el caso de Julio Gómez, dispone de la propiedad del 50% de una casa ubicada en Las Heras y del 50% de un departamento en Capital. También es propietario del 100% de una camioneta VW Amarok modelo 2013 y de una motocicleta Honda CRF modelo 2004.


Los jueces de la Corte de Mendoza cobran hasta 300 mil pesos 

Los números son abultados y hablan por sí solos. La gran mayoría de los magistrados de Mendoza cobran sueldos cercanos a 200.000 pesos por mes de bolsillo y recibieron un nuevo aumento del 10% (remunerativo y bonificable).

Julio Gómez cobra cerca de $ 273.000, Jorge Nanclares cobra unos $274.073 y lleva 31 años de antigüedad, José Valerio percibe unos $ 250.000 y se incorporó en 2016, Omar Palermo alcanza los $ 214.000 y Mario Adaro pasó de $ 172.520 a casi $ 190.000.

El último que se incorporó al máximo tribunal fue, el mes pasado, Dalmiro Garay, quien cobra cerca de $ 135.000.

La abismal brecha salarial de los magistrados no solamente es respecto a los trabajadores públicos y privados de Mendoza, sino también, claramente, con el resto de los funcionarios de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Entre los jueces que más cobran, varios son –naturalmente– ministros de la Suprema Corte, aunque engrosan la lista otros magistrados que se desempeñan en diferentes cámaras, juzgados y fiscalías por el peso que tiene la antigüedad en el sueldo final de bolsillo.

En primer lugar está el ministro de la Corte Pedro Llorente, quien es el único en superar la barrera de los 300.000 pesos con el último incremento.

Dónde consultar

Como prevé la Ley 8.993 por la que se crea esta oficina que preside el exdiputado radical Gabriel Balsells Miró, tales declaraciones serán públicas y su contenido podrá ser consultado por cualquier persona.

Para ello, se puede ingresar a la web eticapublica.mendoza.gov.ar y una vez adentro hay que dirigirse a la pestaña “dirección de registros e informática”.

Allí se puede hacer clic en “declaraciones juradas aquí”, en donde se abrirá un cuadro con opciones para filtrar por repartición, cargo, nombre y apellido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí