Inicio Deportes La historia del trofeo de la Libertadores

La historia del trofeo de la Libertadores

2
0

Boca le levantó seis veces y River tres. Y la gran obsesión es volver a tenerla en las manos. Ese momento sublime en que el trofeo de la Copa Libertadores es ofrecido por el capitán para todos los hinchas en medio de una lluvia de papelitos sobre un escenario, esa explosión única que provoca ser campeón de América. El sábado 24 la Libertadores estará en el Monumental, y en Toda Pasión te contamos la historia del trofeo que enloquece a todos.

La Copa Libertadores empezó a jugarse en 1960 y la Confederación Sudamericana de Fútbol le encargó el diseño y la construcción al joyero peruano Alberto De Gásperi. El trabajo se realizó en la joyería Camusso, en Lima, a finales de los años 50. Fue un trabajo especialmente encargado por el dirigente peruano Teófilo Salinas, que fuera presidente de la Conmebol entre 1966 y 1986.

De Gásperi y diez artesanos trabajaron sobre un boceto, pero el primero dibujo no gustó. La aprobación tardó en llegar hasta que el actual diseño tuvo el OK: redondo arriba imitando una pelota de fútbol, un jugador en lo más alto y un listón que dice “Copa Libertadores”. Está hecha en varias piezas de plata 925, salvo el jugador que está pateando una pelota que fue realizado en bronce.

No hay muchos registros de las primeras épocas de la Libertadores, sin embargo hay una foto de Peñarol campeón de la edición 1960 (la primera que se disputó) en la que se ve a los futbolistas del cuadro uruguayo festejando con el trofeo en manos de un dirigente.

“Para nosotros es muy especial porque acá se hizo por primera vez, tiene un significado muy importante”, le dijo a Toda Pasión el gerente comercial de la joyería Camusso.

El trofeo pesa un poquito más de 10 kilos y mide casi un metro, aunque el tamaño seguirá aumentando en su base a medida que se agreguen clubes campeones.

PEÑAROL CAMPEÓN 1960. Fue el primer equipo sudamericano en ganar la Libertadores y en la foto se ve a los jugadores celebrando con el trofeo (el de la derecha).
PEÑAROL CAMPEÓN 1960. Fue el primer equipo sudamericano en ganar la Libertadores y en la foto se ve a los jugadores celebrando con el trofeo (el de la derecha).
LA EDICIÓN 2017. Gremio campeón de América levantando el trofeo actual, que es el original pero con la base extendida y algunos pequeños detalles.
LA EDICIÓN 2017. Gremio campeón de América levantando el trofeo actual, que es el original pero con la base extendida y algunos pequeños detalles.

Desde que se creó el trofeo el único cambio sustancial que tuvo fue la ampliación de la base de madera en la que se van colocando las chapitas de los campeones de cada edición del torneo. El resto es exactamente igual, porque además, es el original. No se hizo otro. No fue robado ni se mandó a construir uno nuevo. Eso sí: tuvieron que rehacerlo luego de un accidente en la Libertadores 2004 que ganó Once Caldas en la final contra Boca.

Aquella vez se le cayó de las manos al futbolista colombiano Herly Alcázar y perdió varias piezas. El trofeo, en vez de ser enviado a la joyería peruana donde había nacido, fue a Chile para su reparación.

En el año 2005, el gerente de la empresa chilena Alzaimagen contaba que “la hicimos casi toda de nuevo. Nos llamó Nicolás Leoz para decirnos que arregláramos la Copa Libertadores, que llegó en un baúl. Estaba toda desarmada y con varias piezas menos. Le faltaba el jugador que va arriba y mandaron uno mula que no era. Las orejas tampoco estaban. Apenas servían la base de madera y el soporte que une la parte de arriba y la de abajo”.

Tres diferencias con la original

Con respecto a la primera copa que levantó Peñarol, la actual tiene las “orejas” un poco más grandes y el jugador que está arriba patea hacia la izquierda y no hacia la derecha. Además, claro, de la base extendida para poder incluir las chapitas con el nombre de todos los clubes campeones.

Replicas de la original

La Copa Libertadores original está en la sede de la Conmebol en Luque. Y sale solamente para el partido revancha de la final cuando se entrega al equipo campeón. Con el paso de los años los clubes fueron pidiendo réplicas para exponer en sus vitrinas una vez que se consagraban campeones de América.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí