Inicio Novedades Empresarios alemanes amenazan con una millonaria demanda

Empresarios alemanes amenazan con una millonaria demanda

0

Los empresarios alemanes que estaban a cargo del proyecto para la construcción de la represa Chihuido en Neuquén amenazan al gobierno de Mauricio Macri con una millonaria demanda por la decisión de cancelar la obra.

Gustavo Lopetegui les anunció ayer a los representantes de la empresa Voith Hydro -según indicó La Nación- que el Gobierno tomó la decisión de dar marcha atrás con el proyecto, que tiene un costo estimado de 2200 millones de dólares. "El país no está en condiciones de afrontar ese gasto", argumentó el vicejefe de Gabinete ante la sorpresa de los alemanes, que dicen tener asegurado el 85 por ciento del financiamiento.

La sorpresa de los alemanes se dio porque vinieron al país con la idea de que firmarían el contrato definitivo, con foto incluida con Macri, contentos porque iban a anunciarle al Gobierno que habían avanzado en las garantías para asegurar su parte del financiamiento de la obra que ronda los 1.800 millones.

Pero no sólo no los recibió el Presidente, tampoco lo hizo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Los ejecutivos de Voith Hydro no sabían quién era Lopetegui cuando entró a la reunión y no terminaban de entender que estaba pasando cuando en lugar de celebrar el financiamiento les anunciaba la cancelación de la obra.

Voith Hydro tiene el respaldo del gobierno alemán y hasta Ángela Merkel tocó el tema la última vez que vio a Macri. Alemania respalda el proyecto a través de su agencia de exportaciones. Desde Berlín les habrían ordenado a los ejecutivos de la compañía que no se vuelvan hasta firmar el contrato. En la Rosada ya lo dan por descartado.

Fuentes del gobierno dijeron que el socio local de los alemanes, el empresario Eduardo Eurnekian que integra con consorcio a través de su firma Helport, ahora empuja la idea de hacerle al Gobierno un juicio por incumplimiento del contrato por 2.500 millones de dólares.

En la Rosada se atajan y aseguran que en realidad el consorcio encargado del financiamiento nunca cumplió las condiciones del pliego de conseguir el 85 por ciento de los fondos de la obra. "Nunca llegaron a concretar, traen cartas de intención, pero la plata no la presentan nunca", dijeron desde el Gobierno, donde creen que en realidad, pese al ímpetu de los alemanes, el consorcio no tiene intenciones reales de hacer la obra y sólo busca algún resarcimiento por la cancelación.

Desde el consorcio que se adjudicó el contrato aseguran que Voith Hydro ya aseguró 1.400 millones de dólares y acaba de conseguir otros 400 millones de inversores italianos. Quedaría el 15 por ciento del financiamiento que por contrato le corresponde poner al Gobierno argentino.

Pero Lopetegui dijo que no pueden poner ese dinero, que según explicaron a LPO asciende a 330 millones de dólares a poner en 5 años. Es decir que no se trata de una cifra tan importante como para cancelar una obra clave. Es por eso que ni los empresarios alemanes ni los argentinos ni el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, entendieron la explicación de Lopetegui, que también sorprendió a Pablo Bereciartúa, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio del Interior.

El vicejefe propuso que la provincia se haga cargo de ese porcentaje (sugirió que sea con regalías de Vaca Muerta), lo que enfureció a Gutiérrez. Tampoco lo convenció con la idea de Lopetegui de hacer la obra vía PPP. Le explicaron que la obra terminaría costando el doble o el triple de lo que saldría con el financiamiento alemán (el cual tendría una tasa de alrededor del 6%). Hoy el gobernador neuquino evitó confrontar con la Rosada y pidió una nueva licitación.

El que sí salió a confrontar fue el vicegobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, mucho más duro con la Rosada que Gutiérrez. "Es una noticia triste y una mala decisión de un Gobierno que desecha una obra clave para los neuquinos. Y lo hace desde una visión miope y centralista", disparó. "Fue un papelón diplomático, los hicieron viajar desde Alemania para decirles que Argentina ahora no puede poner dinero", agregó.

"Mientras el Gobierno Nacional premia con tasas de interés superiores al 40% para sostener ganancias improductivas del mercado financiero, le baja la persiana a una inversión genuina de 2.200 millones de dólares que iba a generar en Neuquén entre 7.000 y 8.000 empleos en Neuquén, porque tiene que cumplir con la reducción de gastos que acordó con el FMI", agregó Figueroa.

Desde el Gobierno, el encargado de responder fue Bereciartúa quien insistió que "todavía" el consorcio ganador no presentó el financiamiento completo como exige el pliego. "Voith Hydro está dispuesta a financiar 1.400 millones de dólares, pero tenemos que cumplir con los requisitos de la licitación, que exige que se complete el financiamiento total de la obra, que es de 2.220 millones", agregó el funcionario.

La obra de la represa Chihuido fue adjudicada al final del gobierno de Cristina Kirchner a un consorcio ruso. Cuando Macri asumió quiso renegociar los términos y sobre todo el costo financiero y en una conversación directa con el presidente Vladimir Putin, logró que el mandatario ruso bajara el costo financiero. Luego insistió en pedirle otra rebaja y como reveló en su momento LPO, esto indignó a Putín que dejó de atenderle las llamas por un tiempo largo y se terminó retirando retirando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comendario
Por favor ingresa tu nombre aquí